Viaje al regreso desbordado de TacoMaki tras las vacaciones

La afición aguardaba impaciente y se hizo notar. Y hasta qué punto. La vuelta al trabajo de TacoMaki Albacete tras el parón estival se vio desbordada por la demanda imparable de sus clientes ávidos de viandas Japomex. Esperas, voces y mucho, mucho trabajo. Así da gusto.

Colas en el local, el teléfono sin parar de sonar durante toda la noche o la aplicación para móviles bloqueada por momentos fueron algunas de las más claras manifestaciones de que se había ganas – y muchas – del regreso del restaurante Japomex de comida a domicilio en Albacete. La persiana se subió a las 8 de la tarde y aunque los primeros pedidos y visitas fueron llegando a cuentagotas, una vez que la tarde fue oscureciendo la maquinaria cogió velocidad de crucero.

Había ganas de TacoMaki

«Nos habéis dejado dos semanas sin comida y, claro, pues todos queremos ahora volver a la vez a la normalidad» decía entre risas Jose, veinteañero y unos de los clientes apostados a las puertas del establecimiento de Juan Sebastián Elcano mientras aguardaba su pedido. A su lado, María y Antonio con su hija de 7 años que aguardaba divertida jugando con la báscula decorativa del hall «Se hace largo el verano en Albacete y más si no tienes variedad donde elegir. Así que hemos visto que volvíais hoy y ni lo hemos pensado». Otros esperaban su turno al otro lado del teléfono mientras confesaban que conocían la marca por recomendaciones de familia y amigos. «Ya se os conoce y mucho en Albacete» manifestaba Ana al otro lado del hilo, «y estamos locos por pillar la cena para traer a casa».Entremedias, una cocina que echaba humo y en la que no cesaban las órdenes de burritos (Burrito Day con 2×1) y los tradicionales Nachos Yucatán exclusivos de la casa para desesperación de Amparo, la jefa de partida. «A mi si me decís esto no vuelvo de vacaciones. Qué manera de volver a la rutina, hijos» decía con sorna mientras las manos parecían bailar sobre las tortas de trigo y el horno abría y cerraba su puerta sin parar. En paralelo, los viajes al almacén seco se sucedían sacando más y más mercancía.

Comida a domicilio en Albacete al estilo Japomex

En el último extremo de la cadena los repartidores de TacoMaki Albacete no daban abasto en el reestreno tras unas vacaciones que habían quedado, súbitamente, muy atrás. La lluvia que asomó durante la jornada había cesado para la noche para su fortuna. Las clásicas bolsas de papel de TacoMaki se iban apilando sin freno en la zona de salidas y a cada regreso de los motoristas volvían a dilatarse las pupilas. «Nochecita para coger forma..vaya tela» decía alguno.A las once y media de la noche llegaban las últimas entregas y se marchaban del local los últimos rezagados. Aún quedaría un buen rato para que la persiana se bajara con su ritmo lento y cadencioso en medio del silencio de una noche de verano. TacoMaki Albacete vuelve a carburar.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *